Maou ni Nattanode – Capítulo 120: Historia extra: Mis recuerdos

Traducción: DiosCaido12

Edición: Editor de Pdf

~~~

No sabía exactamente cuándo adquirí voluntad propia por primera vez. No recordaba ningún tipo de ímpetu. Lo único que sabía era que un día me había despertado con un sentido de mí mismo. Una conciencia simplemente había comenzado a existir y había ganado la capacidad de percibir su entorno.

Una parte proviene de la incapacidad para disfrutar del nacimiento. Lo primero que sentí fue una tormenta de rabia y resentimiento. Mi mente estaba llena de gritos que representaban emociones violentas y destructivas. Eran ruidosos, tan terriblemente ruidosos que parecían estar volviéndome loco.

Todas y cada una de las voces en el violento vórtice que me asaltaban estaban cubiertas de temor, odio e ira indescriptible. Los gritos maliciosos amenazaron con aplastar y devorar mi voluntad recién formada.

Trató de alzar mi propia voz y luchar contra la locura, pero la corriente turbia de emociones era demasiado fuerte. En poco tiempo, me encontré abrumado.

El vórtice me había tragado.

Sabía que buscar ayuda no serviría de nada. Los gritos de llantos aumentaron más fuerte que nunca. Nadie oiría mi voz, y mucho menos mi desesperada petición de ayuda.

No podía resistir.

Sin nadie para ayudarme, pronto me hundí bajo el mar de gritos. Mi conciencia quedó oculta bajo una capa de malicia.

La persona a la que llamé mi amo, mi portador, escuchó los violentos gritos que resonaban en su mente. Pero en lugar de concederme la salvación del mar de ira, hizo exactamente lo contrario. Se deleitaba de ello. Usó su espada para generar aún más odio, terror y desesperación, emociones que solo agregaron volumen a la ya imparable oscuridad que yacía dentro de mí.

Estaba atrapado. No pudo escapar del creciente vórtice. Se mantuvo incapaz de experimentar incluso el más breve momento de consuelo.

La negatividad lo carcomió todo el tiempo que podía recordar.

Hasta el momento en que él y los vórtices fangosos comenzaron a fusionarse.

Sus emociones comenzaron a desvanecerse, y los sentimientos que el vórtice inspiraba en él lentamente comenzaron a desvanecerse.

 

***

 

No sabía exactamente cuánto tiempo había pasado desde su génesis. No pudo haberlo hecho. Su voluntad había sido asimilada por la tormenta siniestra que azotaba su mente, y su ego, la sensación de sí mismo que había aparecido de repente un día, había llegado al borde del colapso.

 

Lo que sí sabía es que una vez más había pasado de una mano a otra, que su maestro, por enésima vez, había sido reemplazado. Pero eso no significaba nada. Nada cambiaría. Nada sería diferente. El vórtice fangoso dentro de mi simplemente continuaría causando estragos y consumiría todo lo que haya encontrado.

Porque así había sido siempre.

 

Sabía que pronto le robaría a mi maestro su conciencia, que el vórtice se tragaría la voluntad de mi maestro y lo incorporaría como uno más de los gritos violentos que resonaban en mi mente.

Porque eso fue lo que siempre sucedía.

Una y otra vez, mis portadores habían caído en la corrupción. Siempre disfrutaban con los gritos que causaban y lentamente se degeneraban en simples bestias, monstruos psicópatas más allá de la salvación. Entonces serían humillados. Y sus mentes rotas se fundirían en el vórtice.

Hubo excepciones a la regla.

 

No todos mis portadores fueron necesariamente lavados del cerebro por el flujo depravado de tristeza y desesperación dentro de él, ya que algunos habían estado locos para empezar. Pero cualquiera que sea el caso, independientemente de sus circunstancias, todos mis portadores tenían una cosa en común. Ninguno de mis maestros había sido gente buena.

Algunos estaban borrachos por su propia fuerza, intoxicados por la fuerza. Eran tontos que me buscaban para obtener un poder aún mayor.

Otros ansiaban sangre y no deseaban nada más que verla fluir. Y por eso lo buscaron, porque el conflicto lo siguió a donde quiera que fuera.

Ninguno de mis amos había sido gente buena.

 

Por eso había asumido que mi nuevo maestro no sería diferente.

Y por eso siempre había estado tratando de cerrar lentamente los ojos. Deseaba ceder ante la desesperación que mi mente nunca había podido realmente desobedecer. Para que nunca más tenga que sufrir.

Pero luego vino el cambio. Mi nuevo maestro demostró tener una disposición diferente a cualquiera que lo haya ejercido en el pasado. No fue tragado por las emociones fangosas que nublaron su mente. Y había empleado un poder aún mayor para obligar al vórtice a ceder.

 

Sus acciones no tuvieron precedentes.

 

Todos antes que él, habían caído ante las voces. Sus mentes habían sido atrapadas en el vórtice y contaminadas hasta el punto de la locura. Y luego se encontraron con finales inoportunos.

 

Pero a pesar de que se lo había tragado, no se vio afectado.

Ver la ira y el resentimiento dentro de él sosteniéndome con tanta facilidad me trajo la primera emoción positiva que alguna vez había sentido.

Un toque de satisfacción.

 

Ese día, pronunció palabras que nunca olvidaría.

 

“Eres mío ahora. Todos ustedes. Solo eres otra de mis pertenencias, así que actúa como una. Cállate la boca y déjame usarte. Haz eso, y te renaceré y te liberaré de tus quejas de mierda

 

Palabras que quedaron talladas en mi corazón para siempre.

 

***

 

Lo primero que experimenté al recibir una nueva forma fue confusión, confusión que fue seguida inmediatamente con alegría incontenible. Tan poderoso era mi deleite que la emoción recorría hasta la última fibra de mi ser. Y toda su felicidad resultó de un solo evento: la desaparición del vórtice que lo había llevado a sufrir, la malicia dominante que se había encontrado incapaz de resistir.

Todas las voces se habían ido. Habían desaparecido cuando su forma había cambiado. Al mismo tiempo, finalmente fueron liberadas y se les permitió viajar a la otra vida.

A donde pertenecían.

O al menos eso era lo que había asumido.

El poder que mi maestro vertía en él era tan poderoso y cálido que incluso se sentía como si hubiera sido elevado a los cielos y acunado en calor. Se sentía como si estuviera siendo abrazado por una poderosa sensación de comodidad y seguridad.

Sentía que, por una vez, no me importaría ser empuñado como un arma. Que, en las manos de mi nuevo maestro, ya no me vería obligado a rechazar mi deber y mi razón de ser. Que ya no necesitaba odiarme a mí mismo. Que ya no necesitaba lamentar mi propia existencia.

Entretener el pensamiento me llenó de tanta felicidad que simplemente temblé de alegría.

 

***

 

Un día, tuve un pensamiento: Mi Maestro es excéntrico.

Aunque se suponía que no era más que una herramienta para cosechar la vida de los demás, Mi maestro aún me trataba con toda la dignidad que normalmente solo le daría a un ser vivo. Me habló y siempre me mantenía con cuidado.

Y eso fue solo el comienzo. Lo más importante que había hecho su maestro, el único acto que me hizo más feliz, fue algo que hizo poco después de que mi forma hubiera cambiado. Me había dado un nombre.

Me había dado lo primero que había recibido, lo primero que no le había robado a otro.

Al darme cuenta de que eso llenaba mi corazón de alegría, sabía que nunca se desvanecería.

A diferencia de muchos otros antes que él, mi maestro solo lo balanceó para protegerse. Y entonces decidí que también lo haría. Los deseos de mi amo eran mis deseos. Y cumpliría con mi deber de verlos cumplidos. El cumplimiento de los deseos de mi amo me llenó de un placer tan poderoso que era casi de naturaleza sensual.

Conocer a mi maestro me había permitido participar en muchas experiencias nuevas. Y emociones.

 

Esperanza.

 

Alegría.

 

Comodidad.

 

Y otra que no entendió, una emoción poderosa que me trajo agonía y felicidad a su vez. La emoción me hacía sentir solo cada vez que dejaba la mano de mi amo. Y, sin embargo, aunque temía quedarme solo, sentía incluso una apreciación por la sensación de soledad que llenaba los vacíos entre los momentos en que mi maestro me manejaría.

 

“Huh … Algo sobre ti parece un poco diferente”, me dijo su maestro un día.
“¿En serio?”, Respondió.
“¿Siempre podría escuchar tus pensamientos tan claramente …?”
“Creo que sí …”

 

No se sintió significativamente diferente. Se notaba que sus pensamientos se habían vuelto más claros, pero fundamentalmente hablando, no había cambiado una vez desde el día en que se le había otorgado su nueva forma.

 

Maestro. Te protegeré. Con todo mi ser. Pensó

Había sido usado para causar la muerte de muchos. Entonces sabía que el único deseo que tenía podría muy bien haber sido demasiado pedir. Pero aún así, no podía evitar esperar que mi deseo pudiera ser concedido.

Porque todo lo que quería era permanecer para siempre al lado de mi amo, mi maestro.

NTD: ….

NTE: …. ¿un pañuelo?

NTD: Glashiash…. *se suena*

NTE: Oye….

NTD: *se suena*…¿qué?

NTE: Seguimos al aire…

NTD: … *voltea* Nooo…. No me… vean…. No… estoy shorando…

NTE: Tenga otro pañuelo…

NTD: *agarra* gracias… *se suena* *tira el pañuelo* bueno chicos(as)… gracias por esperar tanto tiempo para esto… lo se… me demore muchotambie ntengo muchas novelas que ponerme al dia pero es que el trabajo no me deja descansar tranquilo y lo peor es que mi Word de mi laptop se malogro y tuve que rogar a mi viejo que me sediera su PC para traducir… pero el lo usa en las noches yo trabajo toda la mañana y regreso muy tarde y no me agarro tiempo… la verdad es que quiero seguir y lo quiero seguir… este capítulo aunque sea extra… es lo mejor que he leído :,v los veo despues… si no tengo complicaciones mañana sacare mas capítulos de nattode, otra cosa… ZAIEN… eres la mejor arma que un demonio podría desear :,v *se suena* y NO NO ESTOY LLORANDO… Solo estoy sudando por los ojos

Anterior // Indice // Siguiente


Originalmente traducido por: CardboardTL

NTG “son notas que deja el traductor de japones a ingles”

NT “Notas de Traductor”

NE: “Notas del Editor”

NT: Si ves algún error con la traducción en la gramática, no olvides que puedes dejármelo en los comentarios, lo que me ayudaría mucho con la calidad del contenido… que tengas un buen día y disfruta la lectura.

8 comentarios sobre “Maou ni Nattanode – Capítulo 120: Historia extra: Mis recuerdos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s