Illidan’s Pet – Capítulo 23

Traducción: DiosCaido12

Edición: Editor de PDF estuvo aqui >:V

~~~

Habían pasado unos días desde las grandes batallas. Illidan y Maiev se habían recuperado bastante, complaciéndose mutuamente con frecuencia durante el esfuerzo de recuperación, por supuesto. Un nuevo día pasaba entre ellos, y Maiev se despertó, desnuda y feliz. Se estiró, pasando las manos sobre sus senos distraídamente en sus pensamientos. Honestamente, ella nunca se tomó el tiempo para relajarse así. Realmente, la única razón por la que lo hizo fue porque se vio obligada a hacerlo. La recuperación era una perra. Pero tal vez una muy amable.

La Celadora abandonó la cama, entró en la cocina y buscó algo de comida. Como de costumbre, Illidan permaneció durmiendo. Curiosamente, ella se despertaba antes que él la mayor parte del tiempo. Uno pensaría que funcionaría a la inversa, pero ese no fue el caso. Quizás fue porque su mente estaba constantemente preocupada por las preocupaciones en general. Levantó la vista cuando una lechuza voló a su cocina, extendiendo su brazo para que aterrizara. Dentro de su pico había una carta.

Maiev lo hojeó y asintió para sí misma. Qué satisfactorio: detalló el trabajo terminado de su nueva armadura y mencionó que hoy podría recogerla más tarde en algún momento. Con eso fuera del camino, y su cuerpo ahora satisfactorio para la batalla una vez más, podría concentrarse en los problemas que tenía entre manos. Ella dejó a un lado esa carta y vio otra. La lechuza voló cuando ella abrió la segunda.

Maiev–

Apreciamos su trabajo en Uldum y Azsuna. Algo ha surgido en las cenizas de Teldrassil. Quiero discutir con usted y Illidan sobre los detalles finos. Por favor, encuéntrame en el castillo de ventormenta para que podamos hacerlo. Una vez más, gracias por su servicio.

De, El gran rey Anduin

Bueno, parecía que hoy iba a estar lleno de mandados. Maiev con mucho gusto volvería a la acción ahora que se había recuperado con éxito. Ella sabía que Illidan tampoco era alguien que se quedaría sentado. De hecho, sintió los brazos envolverse alrededor de su torso y sintió que cierto cazador de demonios descansaba su barbilla sobre su hombro. La elfa nocturna no podia evitar estremecerse de felicidad.

«Mira quién finalmente está despierto. Saludos, mi amor», murmuró Maiev suavemente, volviendo la cabeza un poco para golpear contra su mejilla con cariño. «Necesito recoger mi armadura hoy, y luego nos pidieron que nos reuniéramos con el Gran Rey».

Illidan resopló y sacudió una oreja. «Gran Rey, ¿hmm? Qué divertido. Esperemos que esté preparado para la inevitable persistencia de nuestro nuevo enemigo. Sé poco del vacío en comparación con la Legión. Sin embargo, ellos saben bastante de mí», respondió, acariciando. su cuello y tomando su aroma. Una vez más, fue golpeado por un sentimiento real de felicidad. Algo que le fue negado debido a sus sacrificios, por supuesto, no es que no lamentara o mereciera lo que había sucedido. Pero amar a alguien y hacer que sintieran lo mismo era un éxtasis. Se estaba dando cuenta, una y otra vez, de lo tonta que era su obsesión con Tyrande.

A decir verdad, Maiev sintió lo mismo. Nunca se había enfrentado a una pareja. Estaba obsesionada, bueno… Illidan. Aparentemente, más que una relación llena de odio también. Afortunadamente, ella tampoco fue despreciada por sus Celadoras por esto. No es que hubiera importado, considerando que ella iría y haría lo que fuera de todos modos. Esto simplemente hizo las cosas mucho más fáciles. Aclarándose la garganta, se rió entre dientes, «Bueno, sobrevivirás. Me tienes que salvar el trasero cuando te metas en problemas. De todos modos, no hay tiempo que perder».

Riendo en respuesta, Illidan la soltó y le hizo una reverencia, burlándose. «Después de ti, oh ‘campeóna'», gruñó burlonamente. Maiev juguetonamente lo empujó a un lado mientras se dirigía a terminar de cocinar, alimentándose a sí misma y a Illidan antes de correr a la habitación y ponerse algo de ropa.

La pareja voló, Illidan con sus alas y Maiev en su hipogrifo. Supuso que su búho necesitaba un largo descanso después de su valiente rescate tras la destrucción del C’thrax. La primera parada era el Campamento de las Celadoras. Al aterrizar, Illidan y Maiev vagaron hacia el centro del campamento, ignorando el ajetreo y el bullicio habituales.

Marin vio a los dos y se acercó, saludándolos con respeto. En tono de broma, ella dijo: «¿Deberíamos equipar a Illidan con una armadura? Él sería el primer Celador masculino. Qué irónico sería…» Al recibir un resoplido del cazador de demonios y una mirada de ojos de Maiev, Marin se rió entre dientes, su sonrisa se hizo más profunda. momento antes de que su expresión se volviera seria. «Ahora bien, tu armadura ha sido ajustada y mejorada, Maiev. Hemos estado experimentando con equipos más resistentes al vacío, y estamos seguros de que tu placa resistirá mucho mejor ahora. Tenemos informes de que otros equipos tuvieron éxito en eliminar las entidades del vacío, sin embargo, están surgiendo más en todo el mundo. ¿Debo hacer planes para enviar nuestras fuerzas?»

La líder de las Celadoras consideró las cosas por un momento antes de sacudir la cabeza. «No. Algo parece estar mal con las cenizas de Teldrassil. Necesitamos encontrarnos con el Gran Rey y ocuparnos de eso primero. Enviar informes a nuestros aliados y traer los lugares. Quiero que vengas conmigo, junto con una pequeña fuerza. Nos vamos lo antes posible».

Su amiga asintió en respuesta y se volvió, ladrando órdenes a las otras elfas nocturnas. «Te encontraré allí, entonces, con los informes», respondió Marin satisfaciendo a Maiev.

Mientras tanto, Illidan extendió sus alas, mirando con impaciencia. «Debemos desembarcar pronto, hay poco tiempo que perder. La Legión nunca espero: el vacío, ahora con su influencia extendiéndose, probablemente también se canse de esperar», gruñó. Maiev se acercó y le dio un codazo, señalando su montura.

«Ir corriendo sin un plan podría ser la forma en que trabajas, Illidan, pero hay algo llamado organización. Vamos, saldremos ahora», respondió Maiev en respuesta, con un tono amable por supuesto. Los dos se fueron hacia Ventormenta ya que Illidan no se molestó en evitar reírse.

«No hay un plan, ¿Maiev? ¿Algo risible? Estoy siempre preparado», respondió Illidan durante el vuelo a su lado, el brillo de uno de sus ojos que salen un momento mientras se le hizo un guiño de debajo de la venda de los ojos

«¿No es así como logré cazarte y encarcelarte varias veces?» Maiev cuestionó peligrosamente.

Illidan titubeó un momento, con un tinte verde en las mejillas mientras se sonrojaba un poco. «Touche».

NTD:… otro mas….

NTE: ¡Alto! Tienes que parar de traducir esto tienes otras novelas que traducir, deja atrás tu shipeo y concéntrate en el trabajo

NTD: ¿Qué haces tú aquí?

NTE: Soy tu editor te llame varias veces y no respondiste a mis llamadas *splat*

NTD: Ok… eso me lo merecia… espera ¿esto no paso antes con Aduin?

NTE: Callate y ponte a traducir otra cosa… *lo arrastra*

NTD: Ahh… espérame bebe, prometo leerte y traducirte después….

Anterior // Indice // Siguiente


Originalmente de: HatMadder

NTG “son notas que deja el traductor de japones a ingles”

NT “Notas de Traductor” (no dejara notas aqui al menos no muchas)

NT: Si ves algún error con la traducción en la gramática, no olvides que puedes dejármelo en los comentarios, lo que me ayudaría mucho con la calidad del contenido… que tengas un buen día y disfruta la lectura.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s